Vacaciones y alquileres en el Delta del Ebro en Cataluña

En el extremo sur de la Cataluña española, las Terres de l’Ebre ofrecen todo un abanico de atractivos para los viajeros que buscan un destino auténtico, lejos de las aglomeraciones: pequeños pueblos marineros con fuerte carácter, largas playas de arena fina y naturaleza virgen, entre lagunas y montañas, donde los senderistas encontrarán fácilmente material para desgastar las suelas.

Tesoros naturales para explorar

© Terres de l’Ebre

Situada en la provincia de Tarragona, la Tierras del Ebro han sido designados reserva de la biosfera por la Unesco en 2013. Una etiqueta merecida.

De la costa a la sierra, las cuatro comarcas que ocupan (Terra Alta, Ribera d’Ebre, Baix d’Ebre y Montsià) presentan un notable mosaico de paisajes y ecosistemas. Montañas, islas fluviales, calas, densos bosques y el río Ebro conforman esta comarca única en España, sin olvidar, por supuesto, el famoso delta del ebro con sus arrozales, y la fabulosa parque natural del delta donde se puede observar cientos de especies de aves.

Para hacerse una idea de la diversidad de estos paisajes, se puede, por ejemplo, subir a lo alto del Querido, la culminación de macizo de los puertos, también parque natural. Desde allí arriba se tiene una vista panorámica de todo el valle del Ebro, el litoral y las sierras de Pàndols, Cavalls y Cardó.

Para aquellos que prefieren quedarse junto al mar, la costa está llena de tesoros. En la costa norte, calas secretas con aguas translúcidas anidan al pie de acantilados ocres, donde se aferran los pinos. Hacia el sur, dan paso a largas playas de arena, que descienden suavemente hacia el mar color aguamarina.

Y, como guinda del pastel para los bañistas, la calidad del agua es especialmente buena, con la bandera azul ondeando en siete playas y los puertos deportivos deAmpolla y elAmetlla de Mar.

En la tranquilidad de los pueblos marineros

© Terres de l’Ebre

A lo largo de la costa, hay encantadores pueblos de pescadores. Es bueno detenerse en sus pequeños puertos, para empaparse de la dulzura de la vida en esta comarca catalana.

À l’Ametlla de Mar, que ha conservado las fortificaciones construidas durante la Guerra Civil, se celebran banquetes de pescados y mariscos, cocinados con arte. Puede, por ejemplo, darse un capricho con un buen sarsuele, la bullabesa local, o con la sorprendente arros negre (arroz negro), con tinta de calamar. Y si la comida no fue muy copiosa, vamos a dar un paseo por la GR 92, descubriendo la calas, estas calas de aguas cristalinas.

Un poco más al sur, el pueblo deAmpolla ha estado instalado desde la antigüedad en la desembocadura del Ebro. Allí se encuentran el mar, la tierra y el río. A lo largo de la costa, hay playas de arena y cantos rodados, lagunas y dunas, en la punta de Fangar, donde los amaneceres son fabulosos.

Al otro lado del Ebro, Sant carles de la ràpita es un pequeño balneario perfecto para aquellos que quieren disfrutar de las playas, que se extienden a lo largo de 20 km. Esta antigua fortaleza árabe es ahora uno de los puertos más concurridos de la costa catalana y ha sido nombrada capital gastronómica de las Terres de l’Ebre. Aquí también se puede degustar la deliciosa gastronomía local, especialmente las ostras y los mejillones, criados en la bahía de Alfacs.

Finalmente, a unos diez kilómetros, las casas blancas del pueblo de Las Casas de Alcanar. Allí saboreamos la tranquilidad de este lánguido puertecito pesquero al borde de un mar esmeralda mientras mordisqueamos llagosti, grandes gambas a la plancha, cocinadas a la plancha con sal gorda. ¡El sueño mediterráneo!

Actividades al aire libre

© Terres de l’Ebre

En Terres de l’Ebre, los visitantes tienen una amplia oferta de actividades para elegir. En su litoral de más de 142 km, bordeado de acantilados, playas y calas, podrá disfrutar de baños o Deportes náuticos.

Tanto si te gusta el kayak de mar, la vela o la pesca, siempre encontrarás la felicidad en el Bahía de los Alfaques. Para windsurf o kitesurf, iremos a el Istmo de Trabucador, un excelente lugar. Y si quieres descubrir el Ebro de una forma original, puedes subirte a bordo de una réplica de llauts, los viejos barcos tradicionales, para navegar en el río entre Ascó y Miravet.

Para paseos al aire libre, el Rutas de senderismo No te pierdas. Sobre GR 99, seguimos el curso del Ebro, mientras que el GR 7 atraviesa el Parque Natural de los Ports, donde también se puede practicar barranquismo y escalada. Hermosos paseos también se pueden hacer en el Parque Natural del Delta del Ebro.

Aquellos que prefieren pedalear pueden subirse fácilmente a su bicicleta. En familia o con amigos, puedes optar por seguir la ruta del viejo Línea ferroviaria Vall de Zafán o penetrar en los rincones más salvajes del Parque Natural del Delta del Ebro, por caminos rurales y pequeños caminos vecinales a lo largo de cuencas, arrozales y playas solitarias.

De camino a la vía verde de la terra alta, nos encontramos con el convento de Sant Salvador, al pie de la montaña de Santa Bàrbara, y el pueblo medieval de Horta de Sant Joan. Y sobre la del Baix Ebre, atraviesas los pueblos de Xerta y Aldover, cuyos edificios religiosos son destacables, y aparcas la bicicleta en Tortosa, la capital de la comarca del Baix Ebre, con un rico patrimonio cultural.

Finalmente vacaciones que marcan el año son una buena oportunidad para descubrir la cultura catalana, la gastronomía y las tradiciones de esta tierra unida a su identidad.

Artículos relacionados

Noticias

Entrevista Canal TE

Como todos sabemos, es importante darse a conocer cuando se emprende un nuevo proyecto o un nuevo servicio que no existe en una zona determinada. …

Leer más
Noticias

¿Qué ver y hacer en el Delta del Ebro?

Hablar sobre Parque Natural del Delta del Ebro es hablar de tranquilidad, naturaleza, experiencias, gastronomía… Además de descubrir y pasear por sus magníficos espacios naturales, también podrás …

Leer más